Vasitos de queso fresco y mermelada de arándanos

Vasitos de queso fresco y mermelada de arándanos


¡Buenas!

Esta receta que te presento hoy es fácil y muy resultona, se trata de unos vasitos de queso fresco y mermelada de arándanos. ¿Os gustan los arándanos? La mermelada está muy rica pero los arándanos frescos la verdad que no me gustan tanto.

¡Apunte previo!

Los vasos que vayáis a utilizar os recomiendo que sean bajos, de lo contrario tendríais que llenarlos mucho o quedarían desequilibrados estéticamente. Y también, que no sean muy grandes. Se trata de disfrutar del postre y no de hartarse.

Ingredientes:

  • 200 gr de queso fresco para untar (normal o light)
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharadita de azúcar avainillado (o extracto de vainilla)
  • 250 ml de leche (usé desnatada pero vale cualquiera)
  • 1 sobre de Cuajada
  • Mermelada de arándanos (puedes usar de melocotón, frambuesa, fresas, pera…)
Tamaños

 

¡Pequeño apunte!

La foto de la derecha muestra los diferentes tipos de tamaños de cucharas que utilizo (las que tenemos todo el mundo). Todo esto viene a porque muchas veces nos hacemos un lío con cucharada, cucharadita, cucharón… y no es lo mismo echar una cucharadita de levadura que una cucharada.
Decoración:

  • Vasitos transparentes
  • Arándanos (naturales o deshidratados)
  • Palitos de chocolate (míticos Mikados)
  • Cacao en polvo (Cacao puro del tipo “Valor” o cacao en polvo soluble “Cola-Cao”)

Respecto a la decoración, puedes utilizar lo que más te guste o más a mano tengas. Si utilizas otra mermelada o no te gustan los arándanos, puedes utilizar fresas pequeñas, frambuesas, unas guindas… Incluso, para los más peques (y no tan peques) puedes echar mano de las moras de gominolas de toda la vida.

Moras de gominolaMoras de gominola

Elaboración:

  1. Vierte en un bol el queso fresco, el azúcar, azúcar avainillado, la leche y la cuajada.
  2. Empieza batiendo a velocidad baja con las varillas eléctricas o las manuales (vamos, con la ayuda de nuestro bracito). Cuando veas que empiezan a mezclarse los ingredientes sube a velocidad media y sigue batiendo hasta que estén totalmente integrados los ingredientes.
  3. Vierte la mezcla en un cazo y cuece a fuego lento hasta hervir. ¡Cuidado! Casi no se nota cuando comienza a hervir y se corre el riesgo de que el azúcar “queme” y la mezcla quede más acaramelada (como me pasó a mi, pero estaba deliciosa igual). También, puede darse el caso de que no tengáis mi misma suerte, os queme más de lo legalmente permitido y tengáis que tirarlo a la basura.
  4. Quita la mezcla del fuego y deja que temple.
  5. Mientras, en cada vasito echa la mermelada de arándanos. Te recomiendo lo justo para tapar el fondo (unas 3 cucharadas) para que no le quite protagonismo al queso y no engorde demasiado, jeje.
  6. Una vez templado el contenido del cazo, lo echamos en los vasitos, encima de la mermelada, sin llegar a llenarlos (más o menos hasta la mitad del vaso).
  7. Mete los vasitos en la nevera para que cuajen, mínimo 2 horas.
  8. Una vez sacados de la nevera… ¡listos para decorar!
  9. Parte un palito de chocolate a la mitad y clávalo en el queso fresco, coloca 2-3 arándanos entre los palitos y espolvorea el cacao.

 Vasito de queso fresco y mermelada de arándanos

Dedicado a mi papi que es un fan loco de los arándanos.

Categorías

+ No hay comentarios

Añade el tuyo

Deja un comentario